EL BOTE ABIERTO STEPHEN CRANE PDF

El bote abierto Stephen Crane -Creen ustedes, muchachos, que tenemos muchas posibilidades ahora? Con lo cual los tres se callaron, y slo escuch alguna tos fingida y un carraspeo. Sentan que hubiera sido pueril y estpido demostrar cualquier clase de optimismo en esos momentos, pero era indudable que todos alimentaban en su nimo ese sentimiento respecto de la situacin. Un hombre joven piensa con denuedo en semejantes momentos. Por otro lado, la tica que les impona su condicin estaba decididamente en contra de cualquier franca insinuacin de desesperanza.

Author:Akinorr Aratilar
Country:Bangladesh
Language:English (Spanish)
Genre:Politics
Published (Last):20 January 2008
Pages:347
PDF File Size:12.42 Mb
ePub File Size:5.40 Mb
ISBN:291-6-23658-392-2
Downloads:92039
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Akigar



El bote abierto Stephen Crane -Creen ustedes, muchachos, que tenemos muchas posibilidades ahora? Con lo cual los tres se callaron, y slo escuch alguna tos fingida y un carraspeo. Sentan que hubiera sido pueril y estpido demostrar cualquier clase de optimismo en esos momentos, pero era indudable que todos alimentaban en su nimo ese sentimiento respecto de la situacin.

Un hombre joven piensa con denuedo en semejantes momentos. Por otro lado, la tica que les impona su condicin estaba decididamente en contra de cualquier franca insinuacin de desesperanza. As que se mantuvieron silenciosos. Pero haba algo en su tono que los obligaba a , pensar; de modo que el engrasador acot: -S, con tal que contine el viento!

El cocinero segua desaguando el bote: -S, con tal que no nos agarre ese diablo de rompiente! Gaviotas de moletn volaban en las proximidades y a lo lejos. A veces se posaban sobre el mar, cerca de trozos de algas marinas de color pardo, que fluctuaban sobre las olas con un movimiento de alfombras tendidas en la soga en medio de un ventarrn. Las aves se posaban cmodamente en grupos, y alguien de la embarcacin las envidiaba, ya que la clera del mar no significaba ms para ellas que para un bandada de pollos en una pradera de mil millas tierra adentro.

Muchas veces se aproximaban muy cerca y miraban fijamente a los hombres con ojos semejantes a cuentas negras. En esas oportunidades resultaban misteriosas y siniestras en su escrutinio sin parpadeo, y los hombres les gritaban con enojo, ordenndoles que desaparecieran. Una de ellas se acerc, y result evidente que haba decidido posarse sobre la cabeza del capitn. El pjaro vol en lnea paralela al bote, y no dio vueltas alrededor, sino que se puso a ejecutar, en el aire, pequeos saltos laterales, al modo de un pollo.

Sus ojos oscuros se posaban, fijos y vidos, sobre la cabeza del capitn. Parece que te hubiesen hecho con una navaja. El cocinero y el corresponsal maldijeron amenazadoramente al animal. Como es natural, el capitn quera alejar al ave de un golpe con la extremidad de la pesada amarra, pero no se arriesgaba a hacerlo pues cualquier cosa que se asemejase a un gesto enftico hubiera hecho zozobrar ese bote cargado; y as fue como el capitn, agitando suave y cuidadosamente su mano abierta, logr alejar la gaviota.

Despus que la hubo desalentado en su persecucin, el capitn respir con alivio pensando en su cabello, y los otros respiraron con alivio porque en ese momento el pjaro los impresion como si fuera algo horripilante y nefasto. Mientras tanto, el engrasador y el corresponsal remaban. Y ellos tambin remaban. Estaban sentados juntos en el mismo banco y cada uno empuaba el remo.

Luego el engrasador tom los dos remos, luego lo hizo el engrasador; luego el corresponsal. Remaban y remaban. La parte verdaderamente delicada de la cuestin se presentaba cuando le llegaba el turno de tomar su lugar en los remos al que estaba recostado en la popa. Por la luz que nos alumbra que es ms fcil robarle los huesos a una gallina sentada que cambiar de lugar en el bote.

Primero el hombre que se hallaba en la popa deslizaba la mano a lo largo del banco de remos y se mova con cuidado, como si fuese de porcelana de Svres. Entonces el hombre que estaba en el asiento deslizaba la mano a lo largo de otro banco. Mientras que los dos se cruzaban, movindose de lado, todo el grupo vigilaba atento al avance de la ola siguiente, y el capitn gritaba: -Cuidado, ahora! Firme, eso es! Los redondeles pardos de algas que surgan de cuando en cuando eran como islas, como pedazos de tierra.

No navegaban, en apariencia, ni para un lado ni para el otro. Eran 4.

CEREBRO DE BROCA CARL SAGAN PDF

El bote abierto

It is notable for its use of imagery, eel, symbolism, and the exploration of such themes as survival, solidarity, and the conflict between man and nature. Wertheim, Stanley and Paul Sorrentino. The correspondent and the oiler continue to take turns rowing, while the others sleep fitfully during the night. Desperate for work, he soon left for New York to secure a job covering the impending Greco-Turkish War. Although towed off the sandbar the following day, vote was again beached in MayportFlorida, and further damaged. A Study of Stephen Crane. None of them knew the color of the sky.

DEUTSCHLANDKARTE FILETYPE PDF

Crane Stephen - El Bote Abierto

A veces descansaban en el mar, sobre masas de algas pardas que rodaban sobre las olas suavemente; se posaban en grupos, componiendo una bella estampa, y eran envidiadas por los del bote, ya que aquel mar furioso era para ellas como una tranquila pradera para unos polluelos. Con frecuencia, las aves se acercaban y miraban a los hombres con sus negros ojos como cuentas de rosario. Parece que te han hecho a navajazos. Estaban como estacionados. Y apuntaba con el dedo. Nadie la mencionaba.

INVESTIGACIONES LOGICAS HUSSERL PDF

EL BOTE ABIERTO

Although towed off the sandbar the following day, it was again beached in MayportFlorida, and further aabierto. We rowed around to see if we could not get a line from the chief engineer, and all this time, mind you, there were no shrieks, no groans, but silence, silence and silence, and then the Commodore sank. University of Pennsylvania Press. The first part introduces the four characters— the correspondenta condescending observer detached from stepehn rest of the group; [15] the captainwho is injured and morose at having lost his ship, yet capable of leadership; the cookfat and comical, but optimistic that they will be rescued; and the oilerBillie, who is physically the strongest, and the only one in the story referred to by name.

DIAGRAMAS DE HASSE PDF

.

Related Articles