LA FIESTA DEL MONSTRUO BORGES Y BIOY CASARES PDF

Bustos Domecq, B. Como J. Borges y A. Como no podia ser de otro modo, es capturado por los mazorqueros y luego degollado. El "magno desfile" p.

Author:Gobei Kazralabar
Country:Pakistan
Language:English (Spanish)
Genre:Politics
Published (Last):2 February 2017
Pages:164
PDF File Size:2.11 Mb
ePub File Size:4.34 Mb
ISBN:434-2-45236-487-3
Downloads:76338
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Tojami



Bustos Domecq -Te prevengo, Nelly, que fue una jornada cvica en forma. Yo, en mi condicin de pie plano, y de propenso a que se me ataje el resuello por el pescuezo corto y la panza hipoptama tuve un serio oponente en la fatiga, mxime calculando que la noche antes yo pensaba acostarme con las gallinas, cosa de no quedar como un crosta en la performance del feriado. Mi plan era sume y reste: apersonarme a las veinte y treinta en el Comit; a las veintiuna caer como un soponcio en la cama jaula, para dar curso, con el Colt como un bulto bajo la almohada, al Gran Sueo del Siglo, y estar en pie al primer cacareo, cuando pasaran a recolectarme los del camin.

Pero, decime una cosa, vos no cres que la suerte es como la loteria, que se encarniza favoreciendo a los otros? En el propio puentecito de tablas, frente a la caminera, casi aprendo a nadar en agua abombada con la sorpresa de correr al encuentro del amigo Diente de Leche, que es uno de esos puntos que uno encuentra de vez en cuando.

Ni bien le vi su cara de presupuestivoro, palpite que l tambin iba al Comit y, ya en tren de mandarnos un enfoque del panorama del dia, entramos a hablar de la distribucin de bufosos para el magno desfile y de un ruso, que ni Ilovido del cielo, que los abonaba como fierro viejo en Berazategui.

Mientras formbamos en la cola pugnamos por decirnos al vesre que una vez en posesion del arma de fuego nos dariamos traslado a Berazategui, aunque a cada uno lo portara el otro a babucha, y alli, luego de empastarnos el bajo vientre con escarola, en base al producido de las armas, sacariamos, ante el asombro general del empleado de turno dos boletos de vuelta para Tolosa!

Pero fue como si hablramos en ingls, porque Diente no pescaba ni un chiquito, ni yo tampoco, y los compaeros de fila prestaban su servicio de interprete, que casi me perforan el timpano, y se pasaban el Faber cachuzo para anotar la direccion del ruso.

Felizmente el senor Marforio, que es ms flaco que la ranura de la mquina de monedita, es un antiguo de esos que mientras usted lo confunde con un monticulo de caspa, est pulsando los ms delicados resortes del alma del popolino, y asi no es gracia que nos frenara en seco la manganeta, postergando la distribucion para el dia mismo del acto, con el pretexto de una demora del Departamento de Policia en la remesa de las armas.

Antes de hora y media de planton, en una cola que ni para comprar kerosene, recibimos de propios labios del senor Pizzurno, orden despejar al trote, que la cumplimos con cada viva entusiasta que no alcanzaron a cortar enteramente los escobazos rabiosos de ese tullido que hace las veces de portero en el Comite. A una distancia prudencial la barra se rehizo. Loicomo se puso a hablar que ni la radio de la vecina. La vaina de esos cabezones con labia es que a uno le calientan el mate y despues el tipo -vulgo, el abajo firmante- no sabe para donde agarrar y me lo tienen jugando al tresiete en el almacen de Bernrdez, que vos a lo mejor to amargs con la ilusin que anduve de farra y la triste verdad fue que me pelaron hasta el ultimo votacen, sin el consuelo de cantar la npola, tan siquiera una vuelta.

Tranquila, Nelly, que el guardaguja ya se cans de morfarte con la visual y ahora se retira, como un bacn, en la zorra. Dejale a tu Pato Donald que te de otro pellizco en el cogotito. Cuando por fin me enrosque en la cucha, yo registraba tal cansancio en los pieses que al inmediato capte que el sueito reparador ya era de los mios.

No contaba con ese contrincante que es el ms sano patriotismo. No pensaba ms que en el Monstruo y que al otro dia lo veria sonreirse y hablar como el gran laburante argentino que es. Te prometo que vine tan excitado que al rato me estorbaba la cobija para respirar como ballenato.

Reciencito a la hora de la perrera concilie el sueno, que result tan cansador como no dormir, aunque so primero con una tarde, cuando era pibe, que la finada mi madre me llev a una quinta. Creeme, Nelly, que yo nunca habia vuelto a pensar en esa tarde, pero en el sueo comprendi que era la ms feliz de mi vida, y eso que no recuerdo nada sino un agua con hojas reflejadas y un perro muy manso que yo le acariciaba el lomuto; por suerte sali de esas purretadas y soe con los modernos temarios que estn en el marcador: el Monstruo me habia nombrado su mascota y, algo despues, su Gran Perro Bonzo.

Desperte, y para soar tanto despropsito habia dormido cinco minutos. Resolvi cortar por lo sano: me di una friega con el trapo de la cocina, guarde todos los callordas en el calzado Fray Mocho, me enrede que ni un pulpo entre las mangas y piernas de la combinacion -mameluco-, vesti la corbatita de lana con dibujos animados que vos me regalaste el Dia del Colectivero y sali sudando grasa porque algun cascarudo habr transitado por la via publica y lo tome por el camion.

A cada falsa alarma que pudiera, o no, tomarse por el camin, yo salia como taponazo al trote gimnstico, salvando las sesenta varas que hay desde el tercer patio a la puerta de calle. Con entusiasmo juvenil entonaba la marcha que es nuestra bandera, pero a las doce menos diez, vine afonico y ya no me tiraban con todo los magnates del primer patio.

A las trece y veinte lleg el camion que se habia adelantado a la hora y cuando los compaeros de cruzada tuvieron el alegron de verme, que ni me habia desayunado con el pan del loro de la seora encargada, todos votaban por dejarme, con el pretexto que viajaban en un camion carnicero y no en una grua.

Me les enganche como acoplado y me dijeron que si les prometia no dar a luz antes de llegar a Ezpeleta me portarian en mi condicion de fardo, pero al fin se dejaron convencer y medio me izaron. Tomo furia como una golondrina el camion de la juventud y antes de media cuadra paro en seco frente al Comite. Salio un tape canoso, que era un gusto como nos baqueteaba, y antes que nos pudieran facilitar, con toda consideracion, el libro de quejas, ya esthamos traspirando en un brete, que ni si tuvieramos las nucas de queso Mascarpone.

A bufoso por barba fue la distrihucion alfabetica; compenetrate, Nelly; a cada revolver le tocaba uno de nosotros. Sin el minimo margen prudencial para hacer cola frente al Caballeros, o tan siquiera para someter a la subasta un arma de buen uso, nos guardaba el tape en el camion del que ya no nos evadiriamos sin una tarjetita de recomendacion para el camionero. A la espera de la voz de aura y se fue! Al promediar la primera hora, reinaba en el camion esa tirantez que es la base de toda reunion social pero despues la merza me puso de buen humor con la pregunta si me habia anotado para el concurso de la Reina Victoria, una indirecta, vos sabes, a esta panza bombo, que siempre dicen que tendria que ser de vidrio para que yo me divisara, aunque sea un poquito, los basamentos horma Nota donada por el joven Rabasco.

Por fin, arrancamos, y entonces si que corrio el aire, que era corno tomarse el bao en la olla de la sopa, y uno almorzaha un sngiche de chorizo, otro su arrolladito de salame, otro su panetn, otro su media botella de Vascolet y el de ms alla la milanesa fria, pero mas bien todo eso vino a suceder otra vuelta, cuando nos fuimos a la Ensenada, pero como yo no concurri, ms gano si no hablo.

No me cansaba de pensar que toda esa muchachada moderna y sana pensaba en todo como yo, porque hasta el ms abulico oye las emisiones en cadena, quieras que no. Todos eramos argentinos, todos de corta edad, todos del Sur y nos precipitbamos al encuentro de nuestros hermanos gemelos, que en camiones identicos procedian de Fiorito y de Villa Dominico, de Ciudadela, de Villa Luro, de La Paternal, aunque por Villa Crespo pulula el ruso y yo digo que ms vale la pena acusar su domicilio legal en Tolosa Norte.

Que entusiasmo partidario te perdiste, Nelly! En cada foco de poblacion muerto de hambre se nos queria colar una verdadera avalancha que la tenia emberretinada el ms puro idealismo, pero el capo de nuestra carrada, Garfunkel, sabia repeler como corresponde a ese farabutaje sin abuela, mxime si te metes en el coco que entre tanto mascalzone patentado bien se podia emboscar un quintacolumna como luz, de esos que antes que usted dea la vuelta al mundo en ochenta dias me lo convencen que es un crosta y el Monstruo un instrumento de la Compania de Telefono.

No te digo niente de mas de un cagastume que se acogia a esas purgas para darse de baja en el confusionismo y repatriarse a casita lo mas liviano; pero embromate y confesa que de dos chichipios el uno nace descalzo y el otro con patin de municion, porque vuelta que yo creia descolgarme del carro era patada del senor Garfunkel que me restituia al seno de los valientes. En las primeras etapas los locales nos recibian con entusiasmo francamente contagioso, pero el senor Garfunkel, que no es de los que portan la piojosa de puro adorno, le tenia prohibido al camionero sujetar la velocidad, no fuera algun avivato a ensayar la fuga relampago.

Otro gallo nos canto en Quilmes, donde el crostaje obtuvo permiso para desentumecer los callos plantales, pero quien, tan lejos del pago iba a desapartarse del grupo? Hasta ese momentazo, dijera el propio Zoppi o su mama, todo marcho como un dibujo, pero el nerviosismo cundio entre la merza fresca cuando el trompa, vulgo Garfunkel que le dicen, nos puso blandos al tacto con la imposicion de deponer en cada paredon el nombre del Monstruo, para ganar de nuevo el vehiculo, a velocidad de purgante, no fuera algun cabreira a cabriarse y a venir calveira pegandonos.

Cuando sono la hora de la prueba empue el bufoso y baje resuelto a todo, Nelly, anche a venderlo por menos de tres pessolanos. Pero ni un solo cliente asomo el hocico y me di el gusto de garabatear en la tapia unas letras frangollo, que si invierto un minuto mas, el camion me da el esquinazo y se lo traga el horizonte rumbo al civismo, a la aglomeracion, a la fratellanza, a la fiesta del Monstruo.

Como para aglomeracion estaba el camion cuando volvi hecho un queso con camiseta, con la lengua afuera. Se habia sentado en la retranca y estaba tan quieto que solo le faltaba el marco artistico para ser una foto. A Dios gracias formaba entre los nuestros el gangoso Tabacman, ms conocido comp Tornillo Sin Fin, que es el empedernido de la mecnica, y a la media hora de buscarle el motor y de tomarse toda la Bilz de mi segundo estomago de camello, que asi yo pugno que le digan siempre a mi cantimplora, se mando con toda franqueza su "a mi que me registren", porque el Fargo a las claras le resultaba una firma ilegible.

Bien me parece tener leido en aiguno de esos quioscos fetentes que no hay mal que por bien no venga, y asi Tata Dios nos facilit una bicicleta olvidada en contra de una quinta de verdura, que a mi ver el bicicletista estaba en proceso de recauchutaje, porque no asomo la fosa nasal cuando el propio Garfunkel le calento el asiento con la culata.

De ahi arranco como si hubiera olido todo un cuadrito de escarola, que ms bien parecia que el propio Zoppi o su mama le hubiera munido el upite de un petardo Fu-Man-Chu. No falto quien se aflojara la faja para sonreirse al verlo pedalear tan garufiento, pero a las cuatro cuadras de pisarles los talones lo perdieron de vista, causa que el peaton aunque se habilita las manos con el calzado Pecus, no suele mantener su laurel de invicto frente a don Bicicleta.

El entusiasmo de la conciencia en marcha hizo que en menos tiempo del que vos, gordeta, invertis en dejar el mostrador sin factura, el hombre se despistara en el horizonte, para mi que rumbo a la cucha, a Tolosa Tu chanchito te va a ser confidencial, Nelly: quien ms quien menos ya pedaleaba con la comezon del Gran Spiantujen, pero, como yo no dejo siempre de recalcar, en las horas que el luchador viene enervado y se aglomeran los ms negros pronosticos, despunta el delantero fenomeno que marca goal; para la patria, el Monstruo; para nuestra merza en franca descomposicion, el camionero.

Ese patriota que le saco el sombrero se corrio como patinada y paro en seco al ms avivato del grupo en fuga. Le aplico subito un mensaje que al dia siguiente, por los chichones, todos me confundian con la yegua tubiana del panadero. Desde el suelo me mande cada hurra que los vecinos se incrustaban el pulgar en el timpano.

De mientras, el camionero nos puso en fila india a los patriotas, que si alguno queria desapartarse, el de atrs tenia carta Blanca para atribuirle cada patada en el culantro que todavia me duele sentarme. Calculate, Nelly, que tarro el del ultimo de la fila, nadie to shoteaba la retaguardia!

Era, cundo no, el caminonero, que nos arrio como a concentracion de pie planos hasta una zona, que no trepido en caracterizar como de la orbita de Don Bosco, vale, de Wilde. Ahi la casualidad quiso que el destino nos pusiera al alcance de un nibus rumbo al descanso de hacienda de La Negra, que ni llovido por Baigorri. El camionero, que se lo tenia bien remanyado al guardaconductor, causa de haber sido los dos -en los tiempos heroicos del Zoologico Popular de Villa Dominico- mitades de un mismo camello, le suplico a ese cataln de que nos portara.

Antes que se pusiera mandar su Suba Zubizarreta de practica, ya todos engrosamos el contingente de los que llenbamos el vehiculo, riendonos hasta ensenar las vegetaciones, del puntaje senza potencia, que, por razon de quedar cola, no alcanzo a incrustarse en el vehiculo, quedando como quien dice, "via libre" para volver, sin tanta mala sangre, a Tolosa.

Te exagero, Nelly, que ibamos como en nibus, que sudbamos propio como sardinas, que si vos to mands un vistazo, el Seoras de Berazategui to viene chico. Las historietas de regular interes que se dieron curso!

No te digo niente de la olorosa que canto por lo bajo el tano Potasman, a la misma vista de Sarandi y desde aqui lo aplaudo como un cuadrumano a Tornillo Sin Fin que en buena ley se vino a ganar su medallon de Vero Desopilante, obligndome bajo amenaza de tincazo en los quimbos, a abrir la boca y cerrar los ojos: broma que aprovecho sin un desmayo para enllenarme las entremuelas con la pelusa y los dems producidos de los fundillos.

Pero hasta las perdices cansan y cuando ya no sabiamos lo que hacer, un veterano me paso la cortaplumita y la empuamos todos a una para ms bien dejar como colador el cuero de los asientos. Para despistar, todos nos reiamos de mi; en despues no falto uno de esos vivancos que saltan como pulgas y vienen incrustados en el asfltico, cosa de evacuarse del carromato antes que el guardaconductor sorprendiera los desperfectos. El primero que aterrizo fue Simon Tabacman, que quedo propio ato con el culazo; muy luego, Fideo Zoppi o su mama; por ultimo, aunque reviente de la rabia, Rabasco; acto continuo, Sptola; doppo, el vasco Speciale.

En el itinerario, Morpurgo se presto, por lo bajo, al gran rejunte de papeles y bolsas de papel, idea fija de acopiar elemento para una fogarata en forma, que hiciera pasto de las llamas al Broackway, proposito de escamotear a un severo examen la marca que dejo la cortaplumita.

Pirosanto, que es un gangoso sin abuela, de esos que en el bolsillo portan menos pelusa que fosforos, se disperso en el primer viraje, para evitar el prestamo de Rancherita, no sin comprometer la fuga, eso si, con un cigarrillo Volcn, que me sonsaco de la boca.

Yo, sin nimo de ostentacion y para darme un poco de corte, estaba ya frunciendo la jeta para debatir la primera pitada cuando el Pirosanto, de un saque, capturo el cigarrillo, y Morpurgo, como quien me dora la pildora, acogio el fosforo que ya me doraba los sabaones y metio fuego al papelamen. Sin tan siquiera sacarse el rancho, el funyi o la galera, Morpurgo se largo a la calle, pero, panza y todo, lo madrugue y me tire un rato antes, y asi pude brindarle un colchon, que amortiguo el impacto y cuasi me desfonda la busarda con los noventa kilos que acusa.

Sandi, cuando me descalce de esta boca los tamanguses hasta la rodilla de Manolo M. La barra, siendo ms, se reia, pronta, lo juro por el Monstruo, a darse a la fuga, si se irritaba el ciervo. Tornillo, que es el bufo tamao mole, se le ocurrio un chiste que al escucharlo vos con la boca abierta, vendrs de gelatina con la risa. Attenti, Nelly. Desemporcate las orejas, que ahi va. Uno, dos tres y PUM. Dijo -pero no to me vuelvas a distraer con el spiantacaca que le guis el ojo- que el onibus ardia mismo como el spiedo del Perosio.

Ja, ja, ja. Yo estaba lo ms campante, pero la procesion iba por dentro. Vos, que cada parola que me se cae de los molares, la grabs en los sesos con el formon, tal vez hagas memoria del camionero, que fue medio camello con el del onibus.

Si me entendes, la fija que ese cachascn se mandaria cada alianza con el lacrimogeno para punir nuestra fea conducta, estaba en la cabeza de los ms linces. Pero no tems por tu conejito querido; el camionero se mando un enfoque sereno y adivino que el otro, sin nibus, ya no era un oligarca que vale la pena romperse todo. Se sonri como el gran bonachn que es; reparti, para mantener la disciplina, algun rodillazo amistoso aqui tenes el diente que me salt y se lo compre despues para recuerdo y cierren filas y paso redoblado: mar!

Lo que es la adhesion! La gallarda columna se infiltraba en las lagunas anegadizas, cuando no en las montaas de basura, que acusan el acceso a la Capital, sin ms defeccin que una tercera parte, grosso modo, del aglutinado inicial que zarp de Tolosa. Algun inveterado se habia propasado a medio encender su cigarrillo Salutaris, claro est, Nelly, que con el visto bueno del camionero.

Que cuadro para ponerlo en colores: portaba el estandarte, Sptola, con la camiseta de toda confianza sobre la dems ropa de lana; lo seguian de a cuatro en fondo, Tornillo, etcetera. Serian recien las diecinueve de la tarde cuando al fin llegamos a la avenida Mitre. Morpurgo se ri todo de pensar que ya estbamos en Avellaneda.

Tambien se reian los bacanes, que a riesgo de caer de los balcones, vehiculos y dems baaderas, se reian de vernos de a pie, sin el menor rodado. Felizmente Babugli en todo piensa y en la otra banda del Riachuelo se estaban herrumbando unos camiones de nacionalidad canadiense, que el Instituto, siempre attenti adquiri en calidad de rompecabezas en la Seccin Demoliciones del ejercito americano.

Trepamos como el mono a uno caki y entonando el Adis, que me voy llorando esperamos que un loco del Ente Autonomo, fiscalizado por Tornillo Sin Fin, activara la instalacion del motor.

Suerte que Rabasco, a pesar de esa cara de fundillo, tenia curia con un guardia del Monopolio y, previo pago de boletos, completamos un bondi electrico, que metia ms ruido que un solo gaita. En su seno, con un tobillo en el estribo y otro sin domicilio legal, iba tu payaso querido, iba yo. Dijera un observador que el bondi cantaba; hendia el aire, impulsado por el canto; los cantores eramos nosotros.

Poco antes de la calle Belgrano la velocidad paro en seco desde unos veinticuatro minutos; yo traspiraba para comprender y anche por la gran turba como hormiga de ms y ms automotores, que no dejaba que nuestro medio de locomocion diera materialmente un paso. El camionero rechino con la consigna "Abajo, chichipios!

HENRY DAVID THOREAU DESOBEDIENCIA CIVIL PDF

bioy-casares-borges-la-fiesta-del-monstruo.pdf

.

CANON MS-210D PDF

Adolfo Bioy Casares

.

Related Articles